Doña Emilia Pardo Bazán, representada aquí de perfíl por el pintor Baamonde, es una de las figuras que visitará a la corporación municipal encarcelada en Santo Domingo.

Doña Emilia Pardo Bazán, representada aquí de perfíl por el pintor Baamonde, es una de las figuras que visitará a la corporación municipal encarcelada en Santo Domingo.

En 1893 el Gobierno inicia su plan de reorganización de las regiones militares.

En las páginas de La Voz de Galicia, el general Sánchez Bregua reclamaba la permanencia de la institución militar en A Coruña[1].

El 23 de marzo de 1893 la Junta de Defensa de la Capitanía que preside el alcalde José Soto hace un manifiesto probablemente redactado por don Ramón Pérez Costales en el que llama a la resistencia firme en el que termina “¡Todo por Galicia y para Galicia!”.

En los días siguientes llegan las adesiones de Santiago[2] y del mismísimo Juan Fernández Latorre.

El 8 de junio la Junta hace un llamamiento al pueblo gallego para una gran manifestación en la Plaza de Toros.

En el 23 la Junta es procesada por “desobediencia y constitución ilegal”. La respuesta es fulminante: suspensión del pago de toda contribución directa al Estado, advirtiéndose a los coruñeses que no acaten el llamamiento de ser “traidores a la patria”.

El 18 de julio ingresan en la prisión del antíguo convento de Santo Domingo, ubicado a los piés del altar de la Patrona de la ciudad, los miembros de la Junta, Pita da Veiga, Golpe y el médico Rodríguez. La Voz de Galicia se lamenta “Mal de las situaciones que comienzan por llenar la cárcel de patriotas”.

El día siguiente, 19 de julio, ingresa en prisión toda la Junta de Defensa. Dada la calidad de los detenidos, no se conducen al castillo de San Antón, sino a las dependencias del convento de Santo Domingo, donde son visitados por Sánchez Bregua y por doña Emilia Pardo Bazán.

Ese mismo día se constituye una segunda Junta presidida por José Martínez Pérez.

El 20 de julio saluda a los coruñeses con una editorial “Galicia no se rinde” de La Voz. El gobierno central de Sagasta está alarmado ante el problema coruñés, y Fernández latorre se entrevista en Madrid con el presidente del Consejo de Ministros. La reunión fructifica y los presos liberados el día siguiente, siendo recibidos entre vítores en la Plaza María Pita. Alfredo Brañas dirá: “En La Coruña se ha hecho más en unos meses por el regionalismo gallego que otras ciudades de Galicia en toda su historia”[3].

En septiembre se consumarán los cambios y Galicia quedará anexionada en la VII Región Militar aunque esto será efímero, y regresará la Capitanía a A Coruña con el Teniente General Luís Manuel de Pando. El Ayuntamiento le dará las gracias[4] y decidirá dedicar la Plaza de la Harina a Marcelo de Azcárraga, Ministro de la Guerra.

 

[1] Carlos Fdez. Santander. Juan Fernández Latorre, periodista y político coruñés. Vía Lactea,1995. Pag 56.

[2] Concretamente del Centro Regionalista de Galicia de Murguía y Alfredo Brañas.

[3] Santander. Pag 58

[4] Será retratado por Román Navarro, maestro de Picasso, y todavía expuesto en la galería del Palacio de María Pita.